Columnas

El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, no respeta las leyes ambientales, y en coordinación con “ambientalistas” como Miguel Quintana Pali mata especies

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Mérida.- El parque temático Xibalbá se convierte en un verdadero juego de poder, con un valor de cinco mil millones de pesos y un daño ambiental incalculable, entre el grupo de delincuentes de cuello blanco conformado por el director general del Grupo Xcaret, Miguel Quintana Pali y el gobernador yucateco Mauricio Vila Dosal, porque a pesar de que se ordenó su clausura, por segunda vez, el empresario continúa con la construcción.

Vila Dosal se ha negado a declarar sobre la destrucción de cenotes y del subsuelo yucateco provocada por el parque; huye de los medios de comunicación.

La red de reporteros de Grupo Sol Corporativo, constató que se trata de un juego de poder, puesto que el Gobierno Federal ya ordenó en dos ocasiones la clausura del sitio, ubicado a 39 kilómetros de Valladolid, e incluso, advirtió del cierre total del lugar.

Sin embargo, se constató que los trabajos aún continúan a pesar de las restricciones, por lo que Quintana Pali y Vila Dosal pisotean las leyes federales y provocan un enfrentamiento con el Gobierno Federal.

Al sitio ingresan numerosos vehículos, los cuales transportan a los trabajadores, así como camiones con material de construcción, e incluso, las revolvedoras de concreto de la empresa “Concretos Parma”.

En la entrada se construye un par de columnas de estilo neomaya, donde hay cerca de 20 trabajadores, originarios de poblaciones aledañas de Temozón y Valladolid, pues el circuito turístico de Xibalbá está en un triángulo formado por los poblados de Yalcobá, X-Tut y Sisbichén.

Cada columna tiene una altura aproximada de 20 metros, y todo su contorno tiene ornamentos de tipo maya, cuyo avance es superior al 80 por ciento, según pudo constatar nuestro equipo de reporteros.
La red de reporteros de Grupo sol Corporativo, corroboró que de la entrada al núcleo central del parque hay poco más de cuatro kilómetros, el camino está petrolizado, pero lo más sorprendente de todo, es la deforestación del lugar.

SIN PERMISO

Como estrategia de protección a ecocidas, Vila Dosal opta por violar la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, pues en los poco más de tres años de su administración, hasta el momento no hay información alguna sobre el parque temático Xibalbá de Grupo Xcaret.

De acuerdo con la Plataforma Nacional de Transparencia, el gobierno del Estado nunca emitió un permiso para el Grupo Xcaret y jamás recibió los permisos ni los dictámenes ambientales.
A la Secretaría de Desarrollo Sustentable del gobierno del Estado se le solicitó que informe si dicho proyecto cuenta con Factibilidad de uso de Suelo, Licencia de Uso de Suelo, Licencia de Construcción, Licencia de Funcionamiento, Dictamen de Protección Civil y demás permisos municipales que se requieren para el establecimiento de dicho giro.

La respuesta fue de “información inexistente” a la solicitud con folio 678121 elaborada “al Gobierno del Estado de Yucatán, a través de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, (que) informe si el proyecto conocido como Xibalbá By Xcaret, ubicado en Valladolid y cuya construcción y futura operación se encuentra a cargo de Grupo Xcaret y el empresario Miguel Quintana Pali, cuenta con los permisos y dictámenes ambientales, de saneamiento y ecológicos necesarios para la correcta construcción y operación del proyecto”.

En la entrada del sitio se constató que no hay ningún sello de clausura, y mucho menos está acordonado, mientras que en un primer retén, el camino esta cerrado, con una soga gruesa, y en el cual, tampoco existe evidencia de la clausura efectuada por los inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

En la improvisada caseta había una manta, con un texto de cinco párrafos: “Proyecto: Desarrollo Ecoturístico Xibalbá. Promovente: Xenotes Mágicos, Sociedad Anónima de Capital Variable”, a la cual le autorizaron la obra el 7 de marzo de 2017, así como la respectiva modificación, el 7 de mayo de 2021, y la clave de la autorización es la SDS/MIA/070/2016.

Entre las obras y acciones no autorizadas por la instancia federal ambiental que se realizaron en el terreno ubicado en una comisaría de Valladolid, está la ejecución de excavaciones en la laja calcárea hechas hasta cerca de 20 metros de profundidad en donde se alcanzó el manto freático en varios puntos del terreno, pero el daño causado va más allá debido a que también se localizaron afectaciones directas a cuerpos de agua subterránea, es decir, los cenotes.

En estas estructuras naturales hay modificaciones en las paredes, apertura de canales de navegación, túneles, así como la edificación de andadores y escaleras de cemento y material pétreo que llegan hasta el nivel del cuerpo de agua, estas alteraciones al entorno natural incluyen habilitación de rutas subterráneas dañando de forma irreversible a los cenotes localizados en la zona, cabe hacer mención que este tipo de obras no fueron incluidas en la MIA sometida a evaluación ante la Semarnat y por ende no están autorizadas en los resolutivos ambientales correspondientes.

Por ende, hay una clara violación a la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), promulgada el 28 de enero de 1988.

Estas acciones de manipulación libre del entorno natural son catalogadas como delito ambiental conforme a lo estipulado en el Código Penal Federal en su artículo 420 Quáter en las fracciones II y IV, en donde claramente se establece que será motivo de delito ambiental quién: Fracción II.-
Asiente datos falsos de los registros, bitácoras o cualquier otro documento utilizado con el propósito de simular el cumplimiento de las obligaciones derivadas de la normatividad ambiental federal y fracción IV.- Prestando sus servicios como auditor técnico, especialista o perito o especialista en materia de impacto ambiental, forestal, en vida silvestre, pesca u otra materia ambiental faltare a la verdad provocando que se cause un daño a los recursos naturales, a la flora, a la fauna, a los ecosistemas, a la calidad del agua o al ambiente.

MILLONARIA INVERSIÓN

Junto con los hoteles construidos en Valladolid y en los paradores, la inversión por parte del Grupo Xcaret ascendió a más de cinco mil millones de pesos.

El parque está a 189 kilómetros de Mérida, y el pasado 12 de mayo, el gobernador Mauricio Vila Dosal inauguró los parques ecoturísticos Chichikán y Xuux Peek, en Valladolid.
Aunque la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó el respectivo

Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), el empresario ordenó modificar la estructura geológica de las grutas y cenotes, para hacerlos aún más atractivos.

El 13 de octubre de 2020, los inspectores de la Profepa acudieron al respectivo parque, para luego efectuar la clausura temporal de las obras, pues constataron la realización arbitraria de obras y acciones no contempladas en los resolutivos ambientales emitidos para dichos proyectos por parte de la autoridad federal correspondiente.

Posteriormente, el 29 de abril se informó de la segunda clausura, y el pasado lunes 2 se advirtió que cerrarían el lugar de manera definitiva, declaraciones que el Gobierno Federal dio durante la conferencia de prensa “mañanera”, pero no obedecieron y siguen construyendo.

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla/La Opinión de Tabasco

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: