Columnas

Un llamado fraterno al Gobernador de Quintana Roo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por Daniel Osorio García
Dirigente del Movimiento Antorchista de Quintana Roo

Es menester que ante las posibles manifestaciones que el Movimiento Antorchista de Quintana Roo se vea obligado a realizar en próximos días, aclaremos al público en general y a las autoridades correspondientes el motivo de las mismas. Y es que, Antorcha hace uso del derecho a la manifestación pública y pacífica, consagrado en los artículos sexto y noveno de nuestra carta magna, como último recurso, después de haber agotado todos los caminos que lleven a la solución de las demandas de la gente humilde que representamos.

Así pues, hacemos las diferentes gestiones ante las autoridades correspondientes, primero, con la solicitud por escrito, cumpliendo con todos los requisitos que nos solicitan, dando los elementos y argumentos necesarios para que la autoridad sepa de buena fuente que las demandas son verdaderas, justas e indispensables; segundo, hacemos antesala con paciencia para que podamos plantear de viva voz los problemas. Cuando por fin logramos que nos atiendan, plateamos en “la mesa de diálogo” todas y cada una de las necesidades las veces que sean necesarias. Tercero, damos seguimiento a las demandas todo el tiempo que se amerite hasta que las autoridades buscan la forma de solución de los problemas planteados o, en su defecto, la cerrazón y la nula solución. Cuando llegamos hasta aquí, si los resultados fueron favorables en la solución de las demandas, lo agradecemos y lo reconocemos porque los antorchistas somos hombres y mujeres bien nacidos que sabemos reconocer cuando una autoridad trabaja en beneficio de su pueblo, pero si no se resuelve favorablemente, aun siendo demandas elementales e indispensables para mejorar la calidad de vida de la gente, no nos dejan otro camino que la manifestación pública.

Así las cosas, ninguna de las demandas que hemos planteado ante el ejecutivo estatal es un capricho de los antorchistas, mucho menos son obras para beneficio particular de unos cuantos, son demandas elementales del pueblo que se exigen para que puedan vivir dignamente; son demandas para el progreso de las colonias y comunidades que por años han sido olvidadas y que luchan a lado del antorchismo para conseguir lo elemental. Desde hace 20 años que llegó Antorcha a Quintana Roo, venimos dando la lucha a nivel municipal y estatal para mejorar las condiciones de los que menos tienen. Así que, si alguna vez llegasen a oír que nuestras manifestaciones son para solicitar moches, dinero o canonjías para beneficio de los líderes, tengan por seguro que son calumnias, son acusaciones sin pruebas para perjudicar la justeza de nuestra lucha, los miles de quintanarroenses que a lo largo de los años se han beneficiado de nuestra lucha son testigo fiel de lo que aquí digo.

Tenemos elementos suficientes para demostrar que los antorchistas hemos sido pacientes y prudentes, que hemos esperado bastante tiempo, después que platicamos con el C.P. Carlos Joaquín González, gobernador del estado a mediados del año 2019, cuando se comprometió a resolver por lo menos cinco demandas elementales: dotación de maíz para consumo y siembra para 35 mil campesinos, despensas para 45 mil familias, comodato del albergue estudiantil Felipe Carrillo Puerto sección femenil de Chetumal, pavimentación de la entrada de la colonia Fraternidad de Chetumal y contratación de 24 maestros. Estos compromisos no se han cumplido, aunque el acuerdo fue que debían ejecutarse a más tardar a principios del 2020.

Nos reunimos en reiteradas ocasiones con Francisco Rello Aguilar, ex subsecretario de gobierno (que recientemente renunció), y con Arturo Contreras, secretario de Gobierno, para dar “seguimiento” a los acuerdos con el gobernador, pero solo nos han dado “manejo” y nada de solución a las demandas arriba planteadas. A estas alturas, ya no son solo las cinco demandas planteadas hace dos años, ya hay muchas más necesidades que urgen se resuelvan, como por ejemplo: la regularización de la colonia Mártires Antorchistas, que es un problema añejo, la pasificación del poblado Maya Balam, entre muchas otras.

Ya no podemos seguir esperando porque el tiempo se agotó, la gente ya está cansada y es incrédula ante la falta de solución de las demandas por parte de las autoridades estatales. Este año hay elecciones y está muy cerca la veda electoral, que puede ser pretexto ideal para seguir incumpliendo. En el 2022 se termina este gobierno del “cambio” yéndose al bote de la basura los compromisos hechos en caso de no cumplir.

Aprovecho este espacio para hacer un llamado respetuoso al C.P. Carlos Joaquín González para que gire las instrucciones necesarias y se cumplan los acuerdos tomados con los antorchistas. Yo creo que a este gobierno le conviene ser recordado como un gobierno diferente, cercano a la gente, que luchó por cambiar el viejo e injusto régimen anterior, pero sus hechos solo están demostrando que son más de lo mismo. Hay poco tiempo para cambiar las cosas. Hacemos votos para que seamos escuchados y se resuelvan nuestras demandas sin necesidad de acudir a la manifestación pública. Vale

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: