Columnas

Restringir horario a venta de bebidas alcohólicas no resuelve el problema de inseguridad

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por Alvaro Ortiz Salamanca

Cada vez que se trata de reformar o ajustar la Ley que regula la venta de bebidas alcohólicas, surgen voces de descontento en el sector de licoreros y restauranteros porque la autoridad pretende resolver un problema de seguridad con la regulación a esta actividad.

Desde hace ya varios días se ha conocido de la oposición a la nueva disposición que aprobó el Congreso local en diciembre pasado, con la cual limita a las 23 horas la venta de bebidas embriagantes en envase cerrado que opera en minisúpers, tiendas de conveniencia, autoservicios, entre otros.

La reforma establece para centros nocturnos operación a las 23 horas, pero con opción de pagar tiempo extra hasta las 3 de la madrugada, y sólo es en el caso de negocios ubicados en los primeros cuadros de las principales ciudades, y zonas hoteleras de Cancún, Playa del Carmen, Isla Mujeres y Tulum.

Esta reforma a la Ley le da más horario ordinario a los que expenden bebidas alcohólicas en envase cerrado sin necesidad de pagar horas extras, lo que generó parte del descontento de los minisúper que ahora tienen que entrar en competencia con las tiendas de conveniencia, así también reduce el tiempo a los negocios que su horario de operación es nocturno, afectando con ello sus ingresos.

La regulación de la venta de bebidas alcohólicas es tema recurrente de Ayuntamientos y ahora le entró el Estado; en varios momentos del año pasado, los municipios abordaron el tema en sus cabildos para imponer más restricciones que les permitiera aumentar sus ingresos al tiempo de tratar de controlar y reducir el número de consumidores.

Solo un caso fue excepcional el año pasado, pues mientras Cancún revisaba la posibilidad de reducir horarios, en Cozumel se pronunciaba por ampliarlos y, así, les alcanzó la reforma.

La restricción de horarios y de operación traerá consecuencias que posiblemente no sean tan drásticas como se han dibujado, el tamaño se conocerá en los siguientes meses y también se podrá medir si esa es la respuesta adecuada a un problema que preocupa en todos los niveles de la sociedad.

La expedición de bebidas alcohólicas si bien puede estar asociada a la violencia, no es en si misma el origen de la delincuencia que afecta al territorio estatal, y tendrían que sumarse en paralelo a esta nueva regulación, otro tipo de programas o esquemas que se enfoquen a la moderación en la ingesta de licor y en bajar el número de consumidores.

Intentar resolver un problema multifactorial con un solo cambio, lo que hace es que una ola que revienta sola en un malecón, se convierta en tsunami.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario

Don`t copy text!